El mundo del cerramiento, visto desde las máquinas para la fabricación.

Las recientes ferias europeas del sector del cerramiento han dado señales muy fuertes; todo el mercado, madera, PVC y aluminio, está en gran efervescencia.

En el campo del sector del cerramientos siempre se va en busca de soluciones con elevadas prestaciones y sobre todo con normas constructivas de las mismas, claras y detalladas, ojalá ligadas a las condiciones climáticas del país considerado. Esto determinará ciertamente, en un futuro muy próximo, una gran selección de los productos, pero más que nada una notable selección de los fabricantes de cerramientos.

La realidad muestra que el sector del cerramiento en PVC está fuertemente aventajado, ya que ha experimentado con éxito esta evolución, y hoy muchas empresas en este campo están plenamente montadas con líneas de producción y tiempos de ejecución muy reducidos y sobre todo adecuados y repetitivos.

Las elecciones hechas a su tiempo, han permitido a este sector ser extremadamente competitivo y estar cada vez más presente en el mercado. Sólo ahora el sector del aluminio está afrontando esta realidad y las problemáticas a resolver son múltiples: un sector muy parcializado (muchas pequeñas empresas y poquísimas medianas y grandes), con una gran cantidad de líneas de perfiles y quincallerías que crean grandes posibilidades de elección, pero también confusión al cliente final y escasa economía en las compras y consecuentemente en la producción.

Pero hoy una empresa que desea continuar fabricando cerramientos en el futuro ¿Cuál es la dirección que debe tomar? ¡Ciertamente la de la calidad! Y por calidad se entiende una elección racional que vea en conjunto:

 

  • Las líneas de perfiles.
  • Las líneas de quincallerías.
  • Las máquinas de elaboración y ensamblaje.
  • Los procesos de producción y montaje.

 

Si ésta es la apuesta futura, el armador comenzará a entender que todo pasa a través un racionamiento y un control, y notará que hoy en el mercado de la ventana (aluminio, PVC, madera) está tomando más importancia la gestión computarizada de la actividad de construcción de cerramientos.

Por lo tanto, la base es ciertamente un sistema computarizado simple y de bajo costo que permita:

  • Formular un presupuesto de un modo muy simple y rápido.
  • Transformar el presupuesto en un pedido con optimización de las barras de perfiles y de la necesidad de fabricación.
  • Hacer las listas de cortes sobre papel o disquete para la máquina de corte.
  • Hacer las listas de elaboración y montaje para obviar problemas en este sentido.
  • Hacer inmediatamente las listas de los vidrios.
  • Hacer inmediatamente órdenes a los proveedores.
  • Hacer análisis precisos de costo del producto.
  • Proveer de documentación técnica de soporte al estudio técnico y de arquitectura a cargo de la gestión en obra.

Apenas se tenga toda esta inserción de maquinarias y/o novedad (sea perfiles o accesorios), será relativamente simple.

En efecto, si examinamos el aspecto máquinas ligado al mundo de la fabricación de cerramientos, las alternativas son tales, tantas y tan variadas que llevan a «escoger con los ojos y no con la cabeza»; es decir, un producto fácilmente puede impresionar más que otro por ser más vistoso, no obstante no distinga claramente sus características respecto de su competencia, en particular, las exigencias de nuestra empresa.

Por lo tanto, la solución ideal que un fabricante de cerramientos siempre debe tener bien presente es «una idea en conjunto de su fábrica» que cubra:

• El almacenamiento de los perfiles y la quincallería (para tenerlos fácilmente accesibles, no expuestos a daños y de fácil control).
• Una línea de elaboración balanceada que prevea:

– Una buena cortadora (de disco descendente o frontal).
– Un pantógrafo profesional para los mecanizados relativos a las quincallerías a montar y destajes necesarios.
– Una retestadora para las operaciones de mecanizados en los perfiles traversas.
– Una buena serie de prensas neumáticas que trabajen bien sin dañar los perfiles.
– Bancos de montaje preparados para un rápido montaje de los cerramientos y de los respectivos accesorios.
– Un control de calidad del producto.
– Los tiempos apropiados de producción.
– Los datos técnicos de los cerramientos realizados.

• Una relación de confianza y de claridad del rol que desempeña cada uno, incluso con los propios proveedores.

En efecto, creemos que ya terminaron los tiempos de fáciles y grandes ganancias de los fabricantes de cerramientos en aluminio. El mercado se ha vuelto mucho más atento e informado y el cliente final comienza a pedir soluciones que le den confort y prestaciones muy superiores a aquellas de años atrás.

Cada vez más nuestros clientes nos piden datos relativos a la resistencia, a la presión de vientos, a la permeabilidad al agua, al K térmico y reducción acústica.

Para poder garantizar todo esto no bastarán solo palabras, sino que ideas claras sobre los productos a utilizar, y más que nada, sobre los procesos productivos y por tanto la tecnología (maquinarias) a introducir en la propia empresa.

En los próximos números podremos profundizar mejor sobre las variadas soluciones que el mercado de las máquinas ofrece en Europa.

Comparte con tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Temas relacionados

Ferias & Exposiciones